Homenaje a Francisco Capdevila en La Cumbre: la sede de Turismo llevará su nombre

Homenaje a Francisco Capdevila en La Cumbre: la sede de Turismo llevará su nombre

   El historiador y periodista Francisco Capdevila sumó un nuevo reconocimiento a su trayectoria cultural en La Cumbre. A un año de su fallecimiento, familiares, amigos y autoridades municipales lo homenajearon con el descubrimiento de una placa conmemorativa en el histórico edificio de la Secretaría de Turismo local, que desde este sábado llevará su nombre. 

   Durante casi cuatro décadas “Pinocho” fue un actor destacado de la vida cumbrense. Se desempeñó como encargado de las áreas de Prensa, Turismo y Cultura; fue reconocido en vida como ciudadano ilustre y, entre otras actividades, su reconstrucción de la historia local se transformó en una pieza fundamental para que la tan ansiada declaración de la ciudad como “Poblado Histórico Nacional” se convirtiera en realidad.  

   “Por su enorme compromiso por la cultura y la memoria histórica de La Cumbre y por sobre todo su don de buena gente”, reza la placa que fue colocada entre aplausos de casi un centenar de personas que participó del acto. 

   “Quiero agradecer infinitamente este homenaje. Mi hermano es un orgullo para mi familia. Él trabajó por y para el pueblo, nunca tuvo problemas con nadie y eso me hace feliz porque cada paso que doy me saludan y lo recuerdan.  Eso te da la pauta de lo que fue como persona”, destacó a La Estafeta Horacio “Tito” Capdevila.

   Del reconocimiento participaron el intendente,  Pablo Alicio, quien entregó a la familia una copia de la ordenanza que dispuso el homenaje; la integrante de la Junta Histórica local y amiga de Capdevila desde los 13 años, Liliana Toledo; la sobrina del historiador Mara Capdevila y el profesor Andres Freyre, quien visiblemente emocionado apenas pudo terminar de leer un poema escrito por Atilio Campos titulado “Pinocho”.

   “Es una persona insustituible. Gracias a su investigación se pudo conseguir el reconocimiento como Poblado Histórico y lo puedo decir porque estuve el día que se la presentó a las arquitectas de Buenos Aires que quedaron azoradas por el trabajo que había hecho. Lo he recordado todos los días del último año y todavía cuando me pongo a escribir tengo el teléfono al lado y me gustaría mandarle un mensaje para consultarle qué es lo que me falta o se puede agregar”, señaló entre lagrimas a este medio Toledo.

   Por su parte, Alicio cerró: “Es un homenaje pequeño para lo que fue Francisco. No fue una coincidencia que se haya ido el Día del Maestro, porque es lo que fue para muchos de nosotros. Siempre transmitió sus conocimientos, que es una de las actitudes más generosas que existe. Es un emblema de nuestra localidad y fue una pieza fundamental del nombramiento de Poblado Histórico. Lamentablemente se fue sin ver la firma del Presidente, pero queda su legado”.