- Advertisement -
Men-Sai. La mejor cotización de divisas.
- Advertisement -
Men-Sai. La mejor cotización de divisas.

La Falda

sábado 24 de febrero de 2024

Dos faldenses entre los 20 mejores corriendo en la Cordillera de los Andes

- Advertisement -
- Advertisement -
Edicto
- Advertisement -
- Advertisement -
Temporada Huerta Grande
- Advertisement -
Valle Hermoso
- Advertisement -

Los corredores faldenses Nadia Díaz y José Cellenza volvieron a destacarse en una competencia internacional, al quedar esta semana entre los veinte mejores tiempos generales de la exigente carrera ultra trail “El Cruce” (exCruce de los Andes), que este año tuvo como sede los paisajes de San Carlos de Bariloche.

La “vueltita” por la Cordillera de Los Andes fue un recorrido de 100 kilómetros, repartidos en tres etapas (el 3, 4 y 5 de diciembre), atravesando sectores rocosos; de tierra; subidas y bajadas por la nieve; con calor; cruces de arroyos de deshielo y, según ambos, el desafío más grande y empinado: ascensos que promediaron 1.700 metros.

José, de 47 años, volcó toda su experiencia en carreras de alta exigencia y, a pesar de una lesión, pudo completarla en 12 horas con 43 minutos, quedando en el primer lugar en su categoría (45-49 años) y en el puesto 19 en la general, entre más de 800 corredores que conformaron el Grupo 3.

“Largamos desde la base del Cerro Catedral. El primer día acampamos al lado del Lago Gutiérrez y el segundo en el Lago Mascardi. Hicimos varios cerros con un promedio de 1.700 metros de desnivel en 30 kilómetros, cuando nosotros estamos acostumbrados a los 400 de La Banderita. El empinado fue durísimo”, contó José a La Estafeta.

Y agregó: “La última etapa fue la más dura porque me fui con una lesión en la pierna. Me dieron el alta poco antes y me dijeron que no podía ir a correr. Pero bueno, ya tenía todo planificado. La primera la hice tranquilo, no me molestaba; la segunda la hice a fondo y la tercera regulando con un poco más de dolor, pero ganándome el apodo de ´el pacer de los 40´ porque iba adelante marcando el ritmo.´Mirá el viejito este´ me decían los corredores. Nos reímos mucho”.

Por su parte, Nadia arribó al sur del país con la idea de “disfrutar” la carrera para cerrar un año redondo en materia de competencia, pero sólo le bastó una etapa para despertar el hambre de podio y terminó completando el recorrido en 14 horas 25 minutos. Quedó segunda en su categoría (35-39 años) y en el puesto 11 de la general, entre más de 450 mujeres que compitieron en el Grupo 3.

“Las montañas son muros; paredes gigantes. La primera etapa fue subida y bajada en nieve y, a pesar de que viví hasta los 17 años en Tierra del Fuego y sé esquiar, no sabía cómo bajar. Fue el cruce más duro que hice. Muy técnico y con mucha subida”, describió a este medio Nadia, quien completó su cuarta participación en la carrera.

Entre etapa y etapa, Nadia y José compartieron campamento con otros siete corredores de la región, entre ellos amigos y alumnos de grupos de running locales. Si bien el descanso -como en todas las carreras de alta exigencia- jugó un papel fundamental, las versiones de ambos corredores sobre las horas de sueño conciliadas a orillas de los lagos patagónicos son contrapuestas.

“Descansé bien porque a las 9:00 ya estábamos cambiados, comidos y guardados. Obvio que con la adrenalina no es lo mismo, pero dormís bien”, aseguró José, aunque Nadia describió las noches como “una sinfónica de ronquidos”.

“La segunda noche no dormí. Teníamos las cuatro carpas juntas, algo de lo que me ocupé para estar todos cerca. Fue la peor idea… Los chicos roncaron como animales, así que me la pasé a los gritos pidiéndoles que alguno al menos se callara. Ya en el segundo campamento te empezás a desconocer”, confesó entre risas la corredora de 37 años.

Entre los cuatro grupos en que se organizó la competencia, fueron más de 4 mil los corredores, de 47 países, los que se animaron a desafiar la montaña. Nadia y José volvieron a elevar la vara para los corredores de Punilla y, una vez más, dejaron el deporte local en lo más alto.

“Lo bueno de esta carrera fue compartirla con alumnos y amigos. También los paisajes… pero es dura. El 50 por ciento la hice con la cabeza. Hay que ir preparado física y mentalmente para levantarse temprano y salir a hacer otra etapa”, remarcó José.

“Fui con la idea de tomármela tranquila, para cerrar un año con podios en cinco carreras, pero cuando me encontré segunda en el final de la primera etapa me dije ´no puedo aflojar´. Hacer podio en El Cruce es el sueño de muchos corredores en la Argentina, así que estoy más que feliz con el resultado”.

- Advertisement -
Cooperativa La Falda. Conocé tu nueva oficina virtual.
- Advertisement -
- Advertisement -
¡Onda Positiva! en vivo. Escuchanos. Positiva FM
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

Últimas Noticias

- Advertisement -
@laestafetaonline
- Advertisement -
- Advertisement -