Armas de fuego, picana y golpes: la hora de terror que vivió un matrimonio en La Falda

Armas de fuego, picana y golpes: la hora de terror que vivió un matrimonio en La Falda

   El reloj marcaba las 12:30 del sábado cuando Marta y Alfredo, un matrimonio faldense de 67 y 70 años, fue sorprendido en el interior de su vivienda ubicada sobre Juan José Paso al 100 del barrio Villa Edén por tres delincuentes que ingresaron a la fuerza con armas de fuego y una picana eléctrica. 

   Fue casi una hora de terror en la que la pareja fue atada y golpeada mientras le exigían dinero. Los ladrones escaparon a bordo de su auto con efectivo y otros elementos de poco valor; abandonaron el vehículo en Cosquín y viajaron en colectivo hacia la ciudad de Córdoba. Por el momento, no hay detenidos.  

   “Estábamos los dos tranquilos, haciendo cosas de la casa. Desde la habitación escucho como un alboroto e insultos, pero nunca se me paso por la cabeza que fuera algo así. Cuando salgo se me aparece uno y me pone la picana eléctrica en el cuello. No sé si llegaba a tener 20 años ese chico, pero le alcancé a agarrar la mano y apenas sentí la electricidad. Ahí es cuando lo veo a Alfredo todo ensangrentado en el living con un corte en la frente. Me quedé paralizada”, relató la mujer este lunes a la prensa.

   Alfredo, por su parte agregó: “Yo estaba sentado en la mesa y entran violentamente sin darme tiempo a nada. Atiné a pararme y abalanzarme sobre uno de ellos y es ahí cuando me pegan el culatazo en la cabeza. Después me llevaron a la pieza y les pregunté cómo era el tema, porque les dije que si venían a matar o morir corríamos riesgo los cinco. No iba a permitir que la tocaran a mi esposa”. 

   Tirada en el suelo y atada de pies y manos, mientras los delincuentes revolvían las habitaciones, Marta se arrastró para intentar accionar la alarma, pero metros antes de alcanzarla fue sorprendida por uno de los hombres, quien la levantó y empujó contra la pared produciéndole una herida en su ojo derecho y la cabeza. 

   “Yo quedé sola en el pasillo atada. Me arrastre para intentar accionar la alarma. Cuando me faltaba un metro y medio sale uno de la pieza, me para y me tira contra la pared”, recordó Marta.

    La pareja advirtió a los delincuentes que en minutos iba a llegar un pintor que habían contratado pero, al ver una caja fuerte, los hombres comenzaron a exigir que la abrieran. En estado de shock, Alfredo intentó hacerlo, pero no pudo. Fue ahí cuando Marta pidió que la desataran y logró abrirla luego de varios intentos. En su interior sólo había un manojo de llaves y sus pasaportes, por lo que los ladrones decidieron comenzar la huida. 

   Fue así como robaron su Ford Focus que se encontraba estacionado frente a la cochera de la vivienda y escaparon hacia Cosquín. Frente al Casino de esa ciudad abandonaron el auto y tomaron un colectivo interurbano hacia Córdoba. El chofer, quien resultó ser amigo de un hijo del matrimonio, observó una actitud extraña y relató que no recuerda si bajaron en la zona de Sagrada Familia o el CPC Colón. 

   “Tomaron el colectivo 13:50. El auto lo dejaron en Cosquín frente al Casino para ir a la terminal. Incluso discutieron por el pasaje con el chofer del colectivo. Mi hijo se movió y logró conseguir capturas de filmaciones donde se los ve con mi bolso”, manifestó la mujer.

   Finalmente, los ladrones -de entre 18 y 35 años- escaparon y aún se encuentran prófugos. Se llevaron cerca de 60 mil pesos en efectivo y elementos de poco valor como ropa y celulares. 

   “Fue un robo producto de la no prevención nuestra, que dejamos una puerta corrediza del frente abierta. Ellos andaban con una bolsa de condimentos para vender, así que evidentemente estaban buscando el momento”, señaló Alfredo. 

   “Para mí no quisieron entrar cuando estaba sola porque necesitaban el auto para escapar. Lamentablemente creemos que nos va a volver a pasar porque estamos muy expuestos en esta cuadra”, cerró Marta.