Córdoba habilitó un centro de donación de plasma para tratamientos contra el Covid-19

Córdoba habilitó un centro de donación de plasma para tratamientos contra el Covid-19

   El Gobierno de Córdoba habilitó este jueves el primer centro para la extracción de plasma de personas recuperadas de coronavirus, que se utilizará para el tratamiento de pacientes con diagnóstico de Covid-19 agudo y para la fabricación de inmunoglobulinas enriquecidas. Este nuevo Centro de Plasmaféresis de la Provincia se encuentra en el viejo Hospital San Roque, al igual que el Banco de Sangre, pero totalmente separado y adecuado para su funcionamiento.
  “Este es el primer centro provincial y público de la Argentina que atenderá a personas recuperadas de coronavirus para que, a partir de ahí, se pueda extraer el plasma necesario y generar inmunoglobulina enriquecida para atacar la enfermedad en pacientes con mayor complejidad”, señaló el vicegobernador, Manuel Calvo, en la inauguración.
  Por su parte, Gustavo Visintín, jefe de departamento del Sistema Provincial de Sangre, explicó que “cada donante puede ayudar a transfundir plasma a tres personas en situación de infección aguda”.
  Las personas confirmadas de Covid-19 están en condiciones de donar su plasma pasados 14 días desde su recuperación. Deberán tener más de 18 años de edad, no tener enfermedades infectocontagiosas o enfermedades crónicas, estar clínicamente recuperados de la infección, contar con demostración de muestra viral negativa y tener anticuerpos neutralizantes, se informó oficialmente.
   “Es muy importante la inversión que ha hecho el Gobierno provincial y la decisión del gobernador de seguir apostando a la salud pública en tiempos de pandemia”, añadió el vicegobernador.
   El pasado 17 de abril, por teleconferencia, se presentó el protocolo nacional para trabajar con plasma de pacientes recuperados, con el cual se pretende avanzar en el combate al virus Sars Cov-2 a través de la producción de inmunoglobulinas enriquecidas que se obtiene del plasma de personas recuperadas.
   Para el desarrollo del plan es indispensable obtener plasma de pacientes recuperados de COVID-19 y procesarlo industrialmente, para dar lugar a la fabricación de un medicamento experimental a partir de las inmunoglobulinas hiperinmunes. Las mismas son componentes de la sangre humana utilizados para tratar enfermedades infecciosas o inflamatorias en algunos pacientes con enfermedades autoinmunes, en las que las defensas atacan a los propios componentes del cuerpo.