Suspenden las clases en todo el país y cierran las fronteras

Suspenden las clases en todo el país y cierran las fronteras

   El presidente Alberto Fernández confirmó este domingo que su Gobierno decidió suspender las clases en todos los niveles en todo el país al menos hasta el próximo 31 de marzo y cerrar las fronteras de la Argentina para contener el avance del coronavirus. El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, adhirió a la medida, por lo que el ciclo lectivo quedará en suspenso al menos hasta el mes próximo en todo el territorio provincial.
   En conferencia de prensa desde la Quinta de Olivos luego de una reunión con el comité de expertos, Fernández explicó que las escuelas no estarán cerradas, sino que permanecerán abiertas para aquellos casos en los que se brinde la comida, y adelantó que este lunes se convocará a una reunión del Gabinete Económico y Social para definir temas puntuales como los nuevos regímenes de licencia, restricciones en el transporte y "mecanismos que permitan minimizar" la circulación de gente en el AMBA.
   "Queremos frenar la circulación del virus. Si hacemos las cosas bien y respetamos las instrucciones, los riesgos se van a minimizar", explicó Fernández e insistió en que "ganar tiempo es muy importante”.
   Acompañado por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el Presidente descartó una "una cuarentena generalizada" porque tendría "consecuencias económicas muy negativas, que ni siquiera ayudan a resolver el problema de la pandemia".
   El mandatario sí anunció que se cerrarán las fronteras del país porque "el episodio del coronavirus ya no viene sólo de Europa, sino que afecta a países limítrofes y a nosotros mismos" y agregó: "Por las fronteras terrestres vienen turistas de las zonas de riesgo".
   De esta forma, durante los próximos 15 días, periodo que puede ser prorrogable, nadie podrá ingresar al país salvo los argentinos nativos, o los extranjeros residentes en la Argentina.


   Otra de las medidas dispuestas es el "licenciamiento de todas las personas mayores de 65 años", por ser la franja atarea de la edad de mayor riesgo, para que "se queden en sus casas, tranquilas y disfruten" de sus hogares, lejos de la posibilidad de contagio de coronavirus.
   "Vamos a asignarles horarios de atención específicos en lugares como bancos y centros de salud para que no tengan que vivir momentos de aglomeración de gente", anticipó.
   Tampoco se va a poder desarrollar ningún tipo de espectáculo deportivo, musical, de teatro o cine, que signifique una concentración importante de personas. Y, del mismo modo, se dictaminó el cierre de los Parques Nacionales. Sobre el fútbol, Fernández explicó que mientras los partidos se realicen sin público, su postura es que puede seguir jugándose.
   “Sabemos que todos los casos hasta aquí son casos importados, y debemos tratar de que tarde lo más posible en que se transforme en un virus autóctono. Podemos hacer más lento ese episodio, para mientras tanto ganar tiempo y administrar la cuestión sanitaria y de la salud”, reflexionó.
   Respecto a la actividad comercial, indicó que los comercios "de cercanía" no van a sufrir cierres debido a las medidas de restricción que está tomando el Gobierno para hacer frente al avance del coronavirus.
   "Una cosa es el shopping y otra el negocio de cercanía, y una el mega supermercado y otra el mercado del barrio", expresó el mandatario, tras advertir que la restricción de la actividad comercial genera "efectos económicos".