Legal, seguro y gratuito: el aborto es ley en la Argentina

Legal, seguro y gratuito: el aborto es ley en la Argentina

   La interrupción voluntaria del embarazo es ley en la Argentina. En una sesión especial que se extendió por más de 12 horas, el Senado de la Nación finalmente sancionó este miércoles a la madrugada el proyecto para garantizar el aborto legal, seguro y gratuito hasta la semana 14, inclusive, del proceso gestacional.

   Con un pequeño cambio en la reglamentación, que permitió sumar a algunos senadores indecisos, la votación culminó con 38 votos para los verdes, dos más que los necesarios para la sanción, y 29 para los celestes. Hubo, además, una abstención y cuatro ausentes. Entre los votos a favor figuraron también los tres senadores cordobeses.

   De esta forma, a diferencia de 2018, cuando la iniciativa de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito fue rechazada en la Cámara alta tras su aprobación en Diputados, esta vez el proyecto enviado por la Casa Rosada logró sortear el Congreso: después de 99 años, se modificará el Código Penal para que el aborto hasta la semana 14 deje de ser un delito. Luego de ese plazo, los abortos solamente serán permitidos en casos de violación o de riesgo para la salud de la persona gestante.

   En las puertas del Congreso se congregaron miles de militantes verdes, a favor de la ley, y de militantes celestes, en contra, que montaron una vigilia a la espera del resultado de la votación, que finalmente se realizó pasadas las 4 de la madrugada. El sector celeste ya avisó a través de sus principales referentes que acudirá a la Justicia contra la ley, a la que considera inconstitucional.

   La legalización del aborto culmina una extensa lucha liderada por el movimiento de mujeres en el país, que tuvo su génesis en la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito que se creó en 2005 y en el Encuentro Nacional de Mujeres, realizado en Rosario en 2003 y en Mendoza en 2004.

  Junto a la legalización del aborto se sancionó esta madrugada un proyecto que se considera “complementario”: el Plan de los Mil Días, que busca brindar asistencia integral en salud a embarazadas y en la primera infancia.

   A partir de la ley sancionada este miércoles, mujeres y personas gestantes tienen derecho a acceder a la interrupción de su embarazo en los servicios del sistema de salud con su asistencia, en un plazo máximo de diez días corridos desde su requerimiento. En caso de menores de 13 años, se debe contar con el consentimiento informado y la asistencia de al menos uno de sus progenitores o representante legal. En los casos de adolescentes de entre 13 y 16, deberá tener un acompañante o "referente afectivo".

   Previo a la realización del aborto se requiere el consentimiento escrito de la persona gestante. El profesional de salud que deba intervenir en la interrupción del embarazo tiene derecho a ejercer la objeción de conciencia. Para ello deberá mantener su decisión en todos los ámbitos, público y privado, en que ejerza su profesión, y derivar a la paciente sin dilaciones.

   El personal de salud no podrá negarse a la realización de la interrupción del embarazo en caso de que la vida o salud de la persona gestante esté en peligro y requiera atención inmediata. Tampoco se podrá alegar objeción de conciencia para negarse a prestar atención sanitaria postaborto. El incumplimiento de estos requisitos dará lugar a las sanciones disciplinarias, administrativas, penales y civiles, según corresponda.

   Las obras sociales y prepagas deberán incorporar la cobertura integral y gratuita de la interrupción voluntaria del embarazo. Estas prestaciones quedan incluidas en el Programa Nacional de Garantía de Calidad de la Atención Médica y en el PMO con cobertura total, junto a las prestaciones de diagnóstico, medicamentos y terapias de apoyo.

Foto: Infobae