La Argentina ratificó el Acuerdo de Escazú: ¿Por qué es importante para la región?

La Argentina ratificó el Acuerdo de Escazú: ¿Por qué es importante para la región?

   Con el aval de ambas Cámaras del Congreso Nacional, la Argentina se convirtió esta semana en el décimo país en ratificar el Acuerdo de Escazú e incorporar su marco normativo a la legislación interna. Pero… ¿Qué es exactamente el Acuerdo de Escazú y por qué es importante?
   Se trata del primer tratado regional vinculante de carácter ambiental, adoptado el 4 de marzo de 2018 en la ciudad de Escazú, Costa Rica, y producto de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible. El acuerdo se centra en tres pilares: el acceso a la información ambiental, la participación ciudadana en los procesos de adopción de decisiones y el acceso a la Justicia en asuntos ambientales en los países de  América Latina y el Caribe. Su vigencia depende de que al menos once países lo ratifiquen y, con la aprobación argentina, sólo resta una ratificación.
   Este tratado es, además, el primero a nivel mundial en contener disposiciones específicas sobre la protección de los activistas y defensores ambientales, frente al récord de ser Latinoamérica la región del mundo en donde se produjo el mayor número de asesinatos por estas causas en 2019.
   Escazú ofrece una base jurídica al Estado para fortalecer la protección del derecho a vivir en un ambiente sano, aunque representa un desafío en torno a la tarea para fortalecer la legislación interna y contar con una Justicia ambiental especializada. Este tratado insta además a los Estados a capacitar en perspectiva de desarrollo sostenible, apoyada en valores sustentables y ambientales, a las personas que se desempeñen en la función pública, entre ellos los funcionarios judiciales.
   Su ratificación obliga a las naciones a garantizar la "participación pública en los procesos de toma de decisiones ambientales". Para ello, el Estado "se compromete a implementar una participación abierta e inclusiva en los procesos de toma de decisiones ambientales, sobre la base de los marcos normativos interno e internacional".
   Además, cada país debe "publicar y difundir a intervalos regulares, que no superen los cinco años, un informe nacional sobre el estado del medio ambiente". Esos informes deben tener "información sobre el estado del medio ambiente y de los recursos naturales, incluidos datos cuantitativos", detalle de "acciones nacionales para el cumplimiento de las obligaciones legales en materia ambiental" y de "avances en la implementación de los derechos de acceso", así como de "convenios de colaboración entre los sectores público, social y privado".

Foto portada: Tato Maffini