En la Argentina hay un femicidio cada 32 horas

En la Argentina hay un femicidio cada 32 horas

   En la Argentina una mujer es asesinada cada 32 horas como consecuencia de la violencia machista: en lo que va del año, se produjeron 203 femicidios en el país, 35 de los cuales se encuentra en proceso de investigación, y 175 niños, niñas y adolescentes se quedaron sin sus madres.
   Así lo indican los datos arrojados por el Registro Nacional de Femicidios de la organización MuMaLá (Mujeres de la Matria Latinoamericana), que viene reclamando al Estado Nacional la declaración de la “Emergencia por violencia machista” para que se toman “medidas concretas y efectivas para la prevención, asistencia y erradicación de las violencias contra las mujeres e identidades disidentes”.
   De acuerdo a este registro, de esos 203 femicidios que ocurrieron entre el 1 de enero y el 30 de septiembre, un total de 175 corresponde sólo a mujeres, 4 a trasns (travesticidio), en tanto que 10 fueron vinculados a niñas, 14 a niños y hay 35 muertes en proceso de investigación (esperando autopsia y peritajes). Respecto al vínculo con el femicida, se comprobó que el 40 por ciento fue cometido por la pareja de la víctima y el 28 por ciento por la expareja, en tanto que el 10 por ciento fue perpetuado por un familiar y el 16 por ciento por hombres conocidos del círculo íntimo de la víctima.
   Respecto a las formas en que fueron asesinadas, el 26 por ciento ocurrió por arma de fuego, el 30 por ciento con arma blanca, el 13 por ciento de las mujeres víctimas fueron asfixiadas, mientras que el 17 fueron asesinadas a golpes, el 8 por ciento fue quemada, mientras que el 6 por ciento por otros medios (torturadas, envenenadas, caídas de altura).
   El domicilio de la víctima sigue siendo el lugar más inseguro, ya que allí se produjo el 45 por ciento de los femicidios, mientras que en la vivienda compartida se produjo otro 20 por ciento. En la vía pública el 13 por ciento, el 8 por ciento en descampados y apenas un 5 por ciento en la vivienda del agresor.


  Otros datos importantes del registro indican que 175 niños, niñas y adolescentes se quedaron sin madre, que el 17 por ciento de mujeres víctimas de femicidio había denunciado a su agresor previamente, que el 9 por ciento tenía restricción de contacto o perimetral y el 2 por ciento botón antipánico.
  En cuanto a los agresores, el 21 por ciento se suicidó y el 5 por ciento lo intentó. Además, el 7 por ciento de los femicidas pertenecía a alguna fuerza de seguridad (de estos el 60 por ciento a la Policía, el 25 militar retirado/pasivo, el 7,5 policía retirado y el 7,5 militar activo): de hecho, del total de femicidios cometidos con armas de fuego (46), el 15 por ciento fueron cometidos con un arma reglamentaria.
   Además, el 5 por ciento de los femicidas está prófugo, el 6 por ciento asesinó a más de una víctima y en el 36 por ciento de los casos víctima y victimario convivían. Del total, el 10 por ciento de las víctimas estuvo desaparecida, el 6 por ciento fue abusada sexualmente, el 5 por ciento estaba embarazada y el 4 por ciento de las mujeres era migrante de otro país.
   “Ante la grave situación que atravesamos no se obtuvieron respuestas por parte del gobierno de Mauricio Macri, como así tampoco de las instituciones encargadas de ejecutar políticas públicas para abordar esta problemática. De igual manera sucedía en el Gobierno anterior #NiMacriNiCristina tuvieron la decisión política de hacerle frente a esta problemática. Desde la sanción de la Ley 26.485 contra la violencia machista en 2009 hasta la fecha, no se ha destinado un presupuesto acorde para efectivizar las políticas públicas necesarias, siendo que nunca alcanzó el 0,01% del presupuesto total y considerando que las mujeres representamos más del 50% de la población”, advirtió la organización.