El Gobierno decretó un “aislamiento social obligatorio” hasta el 31 de marzo

El Gobierno decretó un “aislamiento social obligatorio” hasta el 31 de marzo

   El presidente Alberto Fernández declaró este jueves un "aislamiento social preventivo y obligatorio" hasta el 31 de marzo con el objetivo de contener la pandemia del coronavirus en la Argentina, donde ya hay 128 casos confirmados, entre los que se contabilizan 3 muertes.
   "Hemos tomado una decisión de dictar un DNU por el cual a todos los argentinos, a partir de las cero horas de este viernes, deben someterse a un aislamiento social y preventivo obligatorio. Esto quiere decir que nadie puede moverse de su residencia, todos tienen que quedarse en sus casas".
   La medida fue anunciada luego de una reunión que Fernández mantuvo en la Quinta de Olivos con gobernadores de todo el país, entre ellos el cordobés Juan Schiaretti, en la que se analizaron diferentes medidas para frenar el avance de la enfermedad. En este marco, el primer mandatario remarcó que, a pesar de las restricciones que se establecieron en los últimos días para garantizar el aislamiento social, "seguimos teniendo problema de gente que no entiende que no se puede circular en las calles en estas condiciones, porque el riesgo en el que se pone al otro es muy grande".
   Y agregó: “A partir de las 0 horas, la Prefectura, la Gendarmería, la Policía Federal y las policías provinciales estarán controlando quién circula por las calles. Y entiéndase que aquel que no pueda explicar lo que está haciendo en la calle se verá sometido a las sanciones que el Código Penal prevé para quienes violan las normas que la autoridad sanitaria dispone para frenar una epidemia, o en este caso una pandemia".


   En su anuncio, Fernández aclaró que las personas podrán salir únicamente para "hacer lo necesario para su vida habitual": podrán concurrir a los "negocios de cercanía abiertos, a los almacenes, a los supermercados, a hacer compras en negocios de cercanías, como ferreterías y farmacias".
   Además, como parte de este decreto, se dispuso el adelantamiento del feriado del 2 de abril al 31 de marzo y se declarará al 30 de marzo como feriado puente. El Presidente explicó que la norma también tiene excepciones y repasó que ellas contemplan a quienes trabajan en los gobiernos nacionales, provinciales y municipales, en los niveles de conducción política, quienes trabajan en sanidad, en las fuerzas de seguridad y en las Fuerzas Armadas y a quienes se desempeñan en una serie de actividades como la producción de alimentos, fármacos y combustibles, entre otras.
   "Vamos a ser absolutamente inflexibles. La verdad que esta es una medida excepcional que dictamos en un momento excepcional, pero absolutamente dentro del marco de lo que la democracia permite", apuntó.

Medidas anunciadas

- A partir de este viernes todos los argentinos deberán someterse a aislamiento social preventivo y obligatorio: todos tienen que quedarse en sus casas.
- La medida se prolongará hasta las 24 horas del 31 de marzo.
- Se adelanta el feriado del 2 de abril al 31 de marzo, el 30 de marzo será feriado puente.
- Los negocios de cercanía se mantendrán abiertos: se podrán hacer compras de alimentos, medicamentos y productos de primera necesidad.
- Prefectura, Gendarmería, Policía Federal y policías provinciales controlaran quienes transitan las calles.
- Quien no pueda justificar qué hace en la calle será sometido a las sanciones que prevé el Código Penal.
- Hay actividades exceptuadas del resguardo: conducción de los gobiernos nacionales, provinciales y municipales; sanidad, fuerzas de seguridad y armadas; trabajadores en la producción de alimentos, fármacos; petróleo, refinerías, etc.
- Se conformará un gabinete federal que vaya atendiendo el problema de la pandemia y las cuestiones ligadas a la economía.
- Se van a dictar normas para aliviar la situación de los monotributistas y del sector no formal.