Alberto Fernández asumió la Presidencia de la Nación y llamó a la "unidad nacional"

Alberto Fernández asumió la Presidencia de la Nación y llamó a la "unidad nacional"

   Ante la Asamblea Legislativa, Alberto Fernández juró hoy como nuevo Presidente de la Nación con un discurso de fuerte contenido político, en el que llamó a la "unidad nacional" y realizó importantes anuncios.
   "Vengo a convocar a la unidad de toda la Argentina, en pos de un nuevo contrato ciudadano social, fraterno y solidario", señaló Fernández en su mensaje, que se extendió por cerca de una hora y fue transmitido por cadena nacional.
   La ceremonia comenzó al mediodía en el Congreso de la Nación, donde Fernández recibió la banda y el bastón de mando de parte del saliente Presidente, Mauricio Macri. Junto a él asumió en la Vicepresidencia Cristina Kirchner, quien se llevó todas las miradas y tuvo un frío saludo con el ex mandatario nacional, a quien evitó mirar.
   En su discurso, que fue seguido por una multitud en la Plaza del Congreso, Fernández anunció que intervendrá la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y redireccionará los fondos reservados de los espías para "financiar el presupuesto del Plan contra el Hambre", la máxima apuesta de su gestión.
   "Nunca más al Estado secreto. Nunca más a los sótanos de la democracia. Nunca más es nunca más", remarcó, ante la mirada atenta de líderes internacionales, integrantes de su Gabinete, gobernadores, diputados, senadores, intendentes, referentes de derechos humanos y jueces de la Corte Suprema.
   Pero además, en su paquete de anuncios también incluyó un proyecto de reforma de la Justicia Federal, en medio de duras críticas hacia al sistema, el que aseguró está viciado por los servicios de inteligencia.
   "Ningún ciudadano, por más poderoso que sea, está exento de la ley", señaló Fernández y propuso nuevamente "nunca más" para "operadores judiciales", "procedimientos oscuros y linchamientos mediáticos".
   Y agregó: "Nunca más a una Justicia que persigue según los vientos políticos del poder de turno, lo digo con la firmeza de una decisión profunda".
   Por otra parte, el flamante mandatario anticipó nuevas líneas de créditos, cambios en el reparto de la pauta publicitaria y, en materia de economía, remarcó que "para poner a la Argentina de pie el proyecto debe ser propio y no por alguien de afuera con remanidas recetas que siempre han fracasado".
  "Superar el muro de las fracturas implica crear una ética de las prioridades: empezar por los últimos para poder llegar a todos. Toda la Argentina unida le tiene que poner un freno a la catástrofe social: sin pan, no hay democracia ni libertad", completó.