Una joven denunció por abuso sexual a dos comerciantes de La Falda

Una joven denunció por abuso sexual a dos comerciantes de La Falda

   Una joven de 19 años denunció penalmente por abuso sexual a dos encargados de un comercio de La Falda, a donde había concurrido en busca de empleo. De acuerdo a la denuncia radicada en la comisaría local, el hecho ocurrió el sábado 24 de agosto, cuando la joven fue "manoseada" en su primer día de trabajo en el lugar.
   En diálogo con La Estafeta Online, la denunciante -quien pidió preservar su identidad para no entorpecer el avance de la causa- señaló que fue retenida en el local en contra de su voluntad y que sólo pudo "escapar" en el momento en que ingresaba otro empleado.
   "El viernes 23 de agosto salí a buscar trabajo. Deje mis datos en el lugar y al día siguiente me convocaron a las 8:30 para comenzar a trabajar. Al principio estaba tranquila y el trato era bueno, pero alrededor de las 10:30 los dueños empezaron a insinuarme cosas fuera de lugar y me ofrecieron plata a cambio de sexo oral", contó la adolescente.
   Y agregó: "En un momento quedamos solos en la parte del depósito. Me tenían apoyada sobre la cámara de frío mientras me manoseaban impidiéndome salir, hasta que ingresó otro empleado y me pude escapar. Pude cobrar el tiempo que había trabajado y cuando me fui me seguían ofreciendo plata extra para tener sexo oral con ellos".
   La denuncia fue radicada en la comisaría de La Falda el domingo 25 y luego la joven fue trasladada en un móvil policial, acompañada por sus padres, al Polo de la Mujer en la Ciudad de Córdoba donde prestó nuevamente declaración y fue atendida por un médico y una psicóloga. La investigación quedará a cargo de la Fiscalía de Cosquín.
   Por su parte, la presidenta del Centro de Protección Familiar, Karina Lucero, quién asesoró a la denunciante, destacó el acompañamiento de la familia de la joven y resaltó la importancia de realizar la denuncia en este tipo de casos.
   "Es triste pero no deja de ser una realidad que, al ser un lugar donde nos conocemos todos, algunas chicas no se animen a denunciar por miedo a no conseguir trabajo. Este tipo de delitos de integridad sexual simple son difíciles de probar porque generalmente es la palabra del denunciante contra la del denunciado, por eso es muy importante que se haya animado a hacerlo", indicó Lucero.
   Y agregó: "Desde el CeProFa le vamos a brindar todo nuestro acompañamiento en este proceso tan duro para ella y vamos a reclamar justicia para que este tipo de situaciones no se repitan".