Héctor Daer: “No quiero ni voy a ser ministro”

Héctor Daer: “No quiero ni voy a ser ministro”

   El líder del sindicato de Sanidad, Héctor Daer, negó hoy que vaya a ser ministro de Trabajo en un eventual Gobierno de Alberto Fernández y aseguró que la CGT no va a “condicionar” la elección de los funcionarios del Gabinete.
   “No voy a ser ministro. No quiero serlo ni voy a ser ministro porque creo que, no desde una perspectiva individual, mi persona es mucho más útil con el rol que cumplo en el movimiento obrero que al frente de un Ministerio. Eso es determinante. Por eso hoy mi compromiso delante de todos los compañeros de mi gremio de seguir siendo dirigente sindical y desde ahí acompañar un proceso que cambie nuestra Argentina”, señaló Daer al ser consultado por La Estafeta Online en el marco del Congreso Nacional del FATSA.
   Y agregó: “Ninguno de nosotros tiene esa mirada mezquina de condicionar funcionarios. Creo que los que elija Alberto van a estar bien porque él tiene una mirada hacia los sindicatos, hacia las empresas y hacia el país en su conjunto”.
   El líder gremial fue anfitrión del Congreso Nacional del Fatsa que se desarrolló en la ciudad de La Falda y recibió la especial visita del candidato presidencial del Frente de Todos. En este marco, Daer insistió en que el desembarco del ex jefe de Gabinete “es un gesto no sólo a nuestra organización sino un compromiso de trabajar junto a los trabajadores y la CGT para reconstruir esta argentina y sacarla de esta difícil situación a la que nos ha llevado este Gobierno” de Cambiemos.
   Al ser consultado por la reunificación de la CGT, el dirigente remarcó precisamente que “eso es algo que tiene que ver con la gestualidad, con ir transitándolo”, y dijo que “todos los dirigentes siempre tenemos la idea de que el movimiento obrero tiene que estar unido en una sola conducción de la CGT”.
   “Hemos dado pasos y hablado. Tuvimos muchísimas reuniones con otros sectores y todos coincidimos en lo mismo: en la construcción de un espacio común que seguramente va a confluir con una conducción de unidad en algún momento. Esto no hay que precipitarlo ni retardarlo, estas cosas se dan naturalmente y convirtiendo esta gestualidad en un uso común”, completó.