Gastronómicos volvieron a protestar sobre la ruta y piden la intervención de la Comunidad Regional

Gastronómicos volvieron a protestar sobre la ruta y piden la intervención de la Comunidad Regional

   Representantes del sector gastronómico de La Falda volvieron protestar este miércoles sobre la ruta 38, en esta ocasión cortando un carril de circulación, en repudio a las nuevas restricciones al sector por la pandemia de coronavirus. Además, a través de una nota, solicitaron la intervención de la Comunidad Regional Punilla, para que interceda ante autoridades provinciales y nacionales.

   Desde las 11:00, más de medio centenar de personas colocaron sillas y mesas sobre el carril que conduce al sur de la región y, con bombos y carteles, hicieron sentir su reclamo. Las protestas se replicaron en otras localidades del valle, como Cosquín, donde los comerciantes también se organizaron para manifestarse en contra de las medidas.

   “Esta vez cortamos media calzada para que sea más visible la manifestación, que es pacífica y respetuosa. A nosotros no nos gusta cortar la calle ni tenemos experiencia en esto. Nosotros estamos preparados para trabajar y generar fuentes de empleo, no para protestar. Pero este avasallamiento que viene sintiendo el sector desde marzo es insostenible”, señaló a la prensa el vicepresidente de la Asociación Serrana Hotelera Gastronómica y Afines de Punilla (ASEHOGAP), Carlos Tabarez.

   Además, Tabarez ratificó que a pesar del aumento de casos positivos en la ciudad y el anuncio del primer fallecido por Covid-19 continuarán con el reclamo todos los días hasta el 25 de octubre, ya que –aseguró- los locales gastronómicos no tienen “ninguna intervención” en los contagios, que en realidad “proliferan por las fiestas clandestinas y juntadas familiares”.

   En esta línea, en la nota elevada por el sector a la Comunidad Regional Punilla, los dueños de bares y restaurantes advirtieron que estos locales en realidad contribuyen a evitar este tipo de encuentros ilegales y “frenar los focos”, por lo que piden que sus autoridades intervengan para pedir la revisión de la medida.

   “A la Comunidad Regional le pedimos que nos escuche. La comunidad tendría que analizar el DNU para ver primero si es constitucional, porque se nos está cortando la posibilidad de trabajo y circulación. Y, en segundo lugar, si estas medidas son determinantes para realmente frenar la pandemia. Nosotros creemos que esos dos puntos son totalmente inconstitucionales e innecesarios. La pandemia no se va a poder frenar con estas medidas y acciones”, completó.