Firmat y La Falda, unidas por el Rotary Club

Firmat y La Falda, unidas por el Rotary Club

   El Rotary Club de Firmat inauguró este lunes los festejos por su aniversario número 60 en la sede de su homónimo en La Falda, club que sirvió de inspiración para los socios fundadores santafesinos que a finales de la década del 50 veraneaban en la ciudad.
   La historia que une a ambos clubes comenzó en 1958 cuando, luego de participar de varias reuniones del Rotary La Falda, los amigos Manuel Hernández Garma y Alfredo López decidieron replicar la propuesta en su pueblo.


   "Recuerdo que desde pequeña veníamos a vacacionar a La Falda y parábamos en el hotel La Asturiana con un grupo de amigos de mis padres. Ellos se encontraron con la posibilidad de participar de las reuniones en el Rotary local y, a partir de allí, tomaron la desición de fundar el club en Firmat. Nuestros fundadores se inspiraron en los integrantes del club de La Falda y es por eso que decidimos arrancar con los festejos acá", contó a La Estafeta Online la presidenta electa del Rotary Firmat, Fabiana Galante, quién asumirá su cargo en julio próximo.
   Y agregó: "Para mi es un honor y una gran responsabilidad ser la presidenta en el 60 aniversario porque cumplir seis décadas en un club de servicios es un hito muy importante. Queremos volver a reposicionar al Rotary en nuestra comunidad y hacer esas grandes obras de servicios a nivel comunitario que, en la primera década de vida del club, dejaron una huella en nuestra localidad".
   Por su parte, el presidente del Rotary Club local, Francisco Villanueva, señaló que, a pesar de que en la formalidad y por una "cuestión de distritos", el padrino del Rotary Firmat es el club de Casilda, el Rotary de La Falda será siempre el "padrino espiritual" del club del sur santafesino.
   "Sinceramente hasta hace un mes no conocía esta historia, que incluso arranca justo en el hotel La Asturiana, que era propiedad de mis tíos abuelos y donde fueron los comienzos del Rotary La Falda. Estamos muy emocionados y orgullosos de ser parte de una historia que une a los pioneros de ambos clubes y que provoca que sesenta años después, sin conocernos, nos haga sentir sus padrinos espirituales", cerró Villanueva.


   En la cena realizada en la sede del Rotary La Falda, además de un intercambio de plaquetas recordatorias entre ambos presidentes, la comisión local distingió a dos de sus históricos miembros como socios honorarios del club. Se trata de Hector Garnero y Jorge Alberto Ceballos, que recibieron un diploma en reconocimiento por el servicio prestado en las últimas décadas.