Femicidio de Ivana: el Colegio de Abogados repudió a Felipe Jure

Femicidio de Ivana: el Colegio de Abogados repudió a Felipe Jure

   El Colegio de Abogados de Córdoba manifestó en las últimas horas su apoyo a la familia de Ivana Módica y apuntó contra Felipe Jure, defensor del femicida Javier Galván, al rechazar “prácticas en el ejercicio profesional sin perspectiva de género que reproducen la violencia patriarcal”.

   El pronunciamiento de la entidad se produjo luego de que Jure intentara transformar a la víctima en victimaria a través de declaraciones brindadas a la prensa durante el tiempo en que la mujer estuvo desaparecida, asegurando que era ella quien ejercía violencia contra su cliente. Incluso, señaló entonces que uno de los temas que generaba peleas en la pareja era el divorcio pendiente de Galván con su anterior esposa.

   “Por el divorcio anterior ella evidentemente tenía un problemita no resuelto todavía. Es un tema que no resolvía, pero el tema era ese”, indicó Jure en referencia a Ivana. Además, respecto a lo que ocurrió en la noche de la desaparición.

   Fue a raíz de ello, y tras la confesión del femicida y el hallazgo del cuerpo, que el Colegio de Abogados de Córdoba emitió un duro comunicado repudiando los dichos de y recordando la importancia de la perspectiva de género en el ejercicio de la profesión.

   “El Colegio de Abogados de Córdoba manifiesta su gran preocupación a prácticas profesionales ajenas al decoro y a la ética profesional (…) Como asociación que nuclea a los abogados litigantes de Córdoba nos vemos obligados y comprometidos en propiciar prácticas profesionales atravesadas por la perspectiva de género y los paradigmas imperantes en materia de Derechos Humanos, máxime en contextos sociales y políticos como el actual en donde ocurre un femicidio cada 29 horas”, señaló la entidad.

   Y agregó: “Como profesionales del derecho, debemos tener plena conciencia que cada uno de nuestros actos genera consecuencias dolorosas y traumáticas para los familiares de las víctimas y para las mujeres en general”.

   Finalmente, se exigió “un ejercicio profesional atravesado por la perspectiva de género a los efectos de evitar mayores perjuicios en las víctimas y sus familiares, siendo uno de los primeros en el país en incorporar como requisito obligatorio para obtener la matrícula el curso de perspectiva de género en el ejercicio profesional, sumado también a capacitaciones constantes a los letrados en la materia”.