El reparto de bolsones del PAMI dejó al descubierto las necesidades de los jubilados

El reparto de bolsones del PAMI dejó al descubierto las necesidades de los jubilados

   Luego de seis meses de incertidumbre, los jubilados y pensionados de La Falda finalmente pudieron retirar esta semana los bolsones de alimentos entregados por el PAMI. Fueron más de 600 bolsones y, según confirmaron a La Estafeta Online fuentes de la obra social, las entregas en la ciudad se habían demorado por una "diferencia de criterios" con el centro de jubilados local, que no fue especificada.
   Los bolsones compuestos por aceite, arroz, arvejas, azúcar, fideos, galletitas de agua, harina, huevos, leche en polvo, lentejas, mermelada y puré de tomates, fueron repartidos con la colaboración del centro de jubilados de Huerta Grande, que participó de la coordinación. El reparto se realizó este martes y miércoles, y continuará este jueves con la entrega del remanente para aquellos jubilados que se encuentran en la lista de espera.
   "Hubo un problema entre el PAMI y el centro de jubilados de La Falda y es por eso que nos llamaron para administrar la entrega de bolsones. Había mucha esperanza de que se retomara con la entrega y por suerte a partir de ahora se van a repartir todos los meses", indicó a La Estafeta Online Juan Carlos Corzo, presidente del centro de jubilados de Huerta Grande.
   Y agregó: "La verdad que se ve mucha necesidad, la gente que cobra la mínima no llega a fin de mes de ninguna forma y nos comenta que le hace falta hasta lo más básico como es el alimento".


   Con respecto al impacto de la crisis económica en uno de los sectores mas vulnerables de la sociedad, los jubilados faldenses que se acercaron al Anfiteatro Municipal Carlos Gardel coincidieron en que, entre el precio de los alimentos y la suba en los impuestos y servicios, "llegar a fin de mes" es un desafío imposible.
   "Vengo a buscarlo para mi mamá que estaba mal porque hacía seis meses que no lo entregaban, en abril fue la última vez. Los 12.000 pesos que pagan ahora, hacé de cuenta que son 1.200, la plata ya no vale, se van en comida e impuestos y ahí andamos... rasguñando", contó a La Estafeta Online Rita Nievas, una de las jubiladas de la ciudad que llegó al anfiteatro.
   "Nosotros hace 6 meses que no lo recibíamos y estábamos muy preocupados porque cobramos la mínima y este bolsón es muy necesario. Vivimos mal, los impuestos son muy caros y la situación económica es malísima: de mi grupo de amigas ninguna llega a fin de mes. Con el último aumento quedamos en 12.500 pesos... ¿Me podés decir que se puede vivir con ese dinero?" señaló también Alicia Morales.
   "Yo vivo sola, pero a veces le doy una parte del bolsón a otra persona que veo que está pasando necesidades. La plata no alcanza, todo se va en comida. Hoy uno va con 100 pesos y compra dos cositas, la situación esta muy brava y encima no sabemos como va a seguir más adelante", cerró Juliana Montoya.