Cosquín: tras su reelección, el intendente vetó la ordenanza "Glifosato Cero"

Cosquín: tras su reelección, el intendente vetó la ordenanza "Glifosato Cero"

   Por decreto, el reelecto intendente de Cosquín, Gabriel Musso, finalmente vetó la ordenanza conocida como "Glifosato Cero", que prohibía la comercialización y utilización de este agroquímico para la fumigación en zonas rurales y urbanas de la ciudad, lo que generó el inmediato repudio de las organizaciones ambientales de la región.
   La norma lleva la fecha del pasado 30 de abril, apenas dos días después de los comicios en los que Musso fue reelecto, aunque recién se conoció este lunes. Entre los argumentos, el decreto señala que "la única autoridad competente para prohibir la aplicación de productos químicos o biológicos de uso agropecuario es el Servicio de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (S.E.N.A.S.A)" y no el Concejo Deliberante local.
   Vecinos de Cosquín agrupados en la asamblea ambiental local se habían movilizado este lunes por la mañana a la Municipalidad para reclamarle al reelecto intendente hiciera "efectiva" la implementación de la ordenanza "Glifosato Cero" aprobada el 17 de abril pasado. Los asambleístas habían solicitado una audiencia formal con el intendente, pero horas después fueron notificados de la decisión municipal.
   "Esto vuelve al Consejo y puede recibir modificaciones. Las agrupaciones ambientales nos vamos a reunir para definir una estrategia a seguir porque obviamente no nos vamos a quedar con que lo vetó y nada más. Los vecinos de Molinari, El Condado, Casa Grande y la parte que linda con Bialet Masset somos terriblemente perjudicados", señaló Mónica Conesa, de la Asamblea Ambiental de Cosquín.
   El decreto señala que la ordenanza resultaría "contrario a la normativa provincial en la materia" y que, además, "podría ser atacada por inconstitucional, pues no responde a criterios de razonabilidad, teniendo en cuenta que la temática de los compuestos agroquímicos de aplicación a la producción agropecuaria desborda los intereses locales de los municipios al invocar cuestiones que interesan a la Nación toda".
   "Con el proyecto en ciernes, la Municipalidad de Cosquín se arrogaría facultades de prohibir la comercialización y aplicación de un producto de uso agropecuario que no han sido otorgadas por ninguna ley o convenio. En consecuencia, el Consejo Deliberante de Cosquín se habría atribuido potestades que constitucional y legalmente le corresponden a la Provincia", señaló el decreto firmado por Musso.

   La iniciativa había sido reclamada por organizaciones ambientales. Finalmente fue impulsada en septiembre de 2018 por el concejal Raúl Cardinali, del bloque de Unión Por Córdoba, y se impuso por cuatro votos contra tres. En el marco del debate sobre la iniciativa, el bloque oficialista había hecho una propuesta que delimitaba un área de “no fumigación”, un pulmón de 300 metros cuadrados. Finalmente la propuesta aprobada establecía la “fumigación cero” con glifosato.