La foto de Charly, Fito, Lizarazu y Cantilo en el Hotel Edén

La foto de Charly, Fito, Lizarazu y Cantilo en el Hotel Edén

   La cantautora argentina Hilda Lizarazu publicó este fin de semana en su cuenta de Instagram una foto inédita junto Fito Páez, Charly García y Fabiana Cantilo posando en uno de los pasillos del Hotel Edén, en La Falda. 
   La fotografía fue tomada en 1987 cuando el edificio se encontraba en estado de abandono y cerrado al público. Según señaló Lizarazu, después de retratarse se dirigieron al Anfiteatro Municipal para su presentación en el Festival de Rock de La Falda: fue una de las "situaciones más punk vividas" junto a los tres artistas, remarcó.
   "Estábamos en La Falda, Córdoba, 1987, en el antiguo y emblemático Hotel Edén (en ese momento abandonado). Creo que después de este retrato fuimos para el predio de La Falda. Charly no estaba programado para tocar, pero quiso tocar igual", relata Lizarazu en su posteo.
   Y continúa: "Salió puteando a los cordobeses y estrenó el tema de una manera increíble, ´No voy en tren, voy en avión´. El ensayo fue en el camarín minutos antes de irrumpir al escenario de manera intempestiva. Nadie conocía bien el tema... Fue la primera vez que subí a cantar con él".
   En el video del recital -que se puede ver en YouTube- Charly sale al escenario y grita: “¡Cordobeses hijos de puta! ¡Divinos! ¡los amo! Dos ´rockanroles´ para ustedes y chau. Escupan mucho, pero no tiren nada… No me maten acá porque prefiero morir en Hollywood". 
   En la filmación puede observarse a Fabiana Cantilo que, junto a HIlda y Charly, hacen todo lo posible por esquivar los objetos que volaban desde el público mientras interpretaban el tema. A tal punto que, a mitad de canción, García adoptó un tono más desafiante y lanzó casi al ritmo de la música: "Son todos unos cordobeses gronchos hijos de puta". El resto sólo fue sobrevivir a los choclos que impactaban contra los equipos de sonido.
   "Charly chocó contra un público que estaba sobrecargado de cosas. La primera jornada suspendida por lluvia, falta de organización, venta de alcohol y encima a uno se le ocurrió vender choclos. Charly subió enloquecido y, sumado a su amor-odio por Córdoba, se topó con ese combo. Algunos lo idolatraban y otros lo detestaban, pero no era la mayoría de las personas las que tiraban cosas", señaló a La Estafeta Online el periodista Néstor Pousa, autor del libro “La Falda en tiempos de rock”.
    Y agregó: "El festival del 87 fue caótico y Charly era joven, impredecible y estaba en la cresta de su ola artística. A pesar de que no estaba contratado vino igual y subió a tocar… Eso te marca la importancia del festival. Lamentablemente quedó dando vueltas esa maldita filmación que se convirtió en ícono pero que no representa el espíritu del festival".
   Lizarazu aclaró además que la foto es una de una serie de imágenes captadas en el Hotel Edén esa noche: "Hice una serie de fotos en esa locación, que no publicaré esta semana porque ya no me alcanzan los días... Quedará para el libro que día a día se va creando gracias a la cuarentena y también a ustedes por el impulso y comentarios", contó a sus seguidores Lizarazu, quien se destacó por su trabajo como fotógrafa en revistas como Humor y El Porteño en los ´80, y que desde hace unas semanas comparte fotos inéditas de varias estrellas del rock nacional en su cuenta de Instagram.

-Ver video aquí-